jueves, 12 de junio de 2014

Niko, Kabuki y final de viaje

Este es el día anterior a la vuelta a casa. Lo hemos aprovechado muy bien a pesar de qué ha estado lloviendo, y lloviendo mucho.... Hemos pasado unas cuantas horas en Nikko. Ciudad muy turística célebre por sus santuarios y templos así como por el lugar en el que se encuentran... Un frondoso bosque hoy u poco impracticable, la verdad.


En el primer templo que visitamos entregue mi librito para que me dibujasen y escribiese el monje... Era el último...


Lo que más me ha gustado ha sido la policromia de las imágenes y el último templo, aún no soy capaz de retener ni un nombre por lo que os invito a ver y cuando esté en casa completaré mis post para que sirvan para futuros viajeros...





Kabuki en el Kabukiza
Lo que me ha gustado asistir a una hora, o un acto, de una representación de Kabuki. Este es el teatro tradicional japonés. Cinco personajes... Músicos y los hombres "de negro", que se ocupan de servir a los actores intentando pasar desapercibidos. Un decorado fijo, luz ambienté encendida durante la representación, bellos trajes.. Sonidos guturales, bailes lentos y pausados, abanicos hombres y mujeres que son hombres.... Desde el "gallinero" a unos 9 euros.. Perfecto. Había también jovencitos que se dormían, normal, señores o señoras que iban solos... Y extranjeros. Todos situados arriba y listos para ver este pedacito de arte y cultura...




Diciendo adiós a Japón... Arigato gozaimasu

Y cierro esta serie de post con la mirada atónita por lo que dejo, por lo que se queda y me quedo con las sensaciones... Con lo vivido. Al hilo del libro de García Márquez que estoy leyendo - rindiendo homenaje al autor, al hombre y al periodista que nos dejó- con la suerte de haber podido "vivir para contarla".





Arigato gozaimasu.. Gracias, Japón.

3 comentarios: