viernes, 27 de junio de 2014

Noche "mute" en la Fundación Telefónica

Fundación Telefónica nos propone una nueva sesión de su proyecto "#hazmute". En esta ocasión sientan a Juan José Millás frente a un aforo completo para compartir hora y media de una tarde de verano.

Sorpresa, sí sorpresa.. si no has asistido a las previas no conoces el formato. Ante un pequeño decorado Millás se sienta en "su sofá" con la intención de empezar "el d
ía". Lee el periódico con una luz tenue. El público hace "mute". Se desplaza pausadamente hacia el escritorio y comienza a teclear "El silencio y el ruido". El proceso no es desconocido para el que se haya sentado alguna vez ante un e-folio en blanco, es decir, página de Word. Escribes y borras; borras y escribes. Las frases producen risa como antesala del humor, de un ambiente relajado que nos hace romper el "silencio" con sonidos de las risas y, a veces, carcajadas del público.

El ruido en el proceso creador

Millás explica que el ruido forma parte de su proceso creador. A veces son los ruidos cotidianos los que interrumpen su trabajo con anécdotas que nos acercan porque también son parte de nuestra rutina diaria. Están ahí, a veces no los percibes y otras te molestan. Las llamadas de teléfono no le preocupan
porque le permiten hablar y... hablar trae ideas. Leer trae ideas... en realidad, vivir nos proporcionan las ideas. Pero comparto, en mi silencio "mute" de esos minutos, que el proceso creador surge constantemente como "un torbellino" imparable que hace que constantemente surja la mejor idea cuando menos lo esperas.

Se rompe el silencio: conociendo a Millás

La tarde discurre y pasamos a definiciones que Millás nos acerca. Por ejemplo, "al periodismo le guardo un enorme respeto". Esa es su relación con el periodismo del escritor que escribe en los periódicos. Feliz porque es mi pregunta. "Lo que puedes decir en 10 líneas no lo digas en 20", publica en twitter @AnitarM. Y mi preferida "la columna perfecta, según Juan José Millás, tiene cabeza, torax y abdomen como un insecto.







Hay más y hay... streaming, amigos.

Pero, por hoy, yo hago "mute".

lunes, 16 de junio de 2014

Segunda Jornada:Ginza- Akasura

La idea inicial era madrugar para visitar el Mercado exterior de Tskiji. Lugar muy visitado por ser un referente en lo q a mercados de abastos se refiere. Se aconseja levantarse a las 4 de la mañana ya que hay que apuntarse, como turista, para poder ver la subasta diaria. considerando nuestra procedencia pensamos que no era necesario. El año pasado vimos en Fisterra esta práctica en clave gallega y nuestra curiosidad quedó más que cubierta. Así decidimos qu lo mejor era intentar llegar temprano para ver el ambiente qu parece que dura hasta las 11:00 h.
Llegar ya es una aventura y hoy lo hicimos en metro. De camino vimos los puestos que hay alrededor del mercado con mucha variedad de puestos de comida y gente comiendo. Suponíamos que desayunando aunque luego de vuelta seguían comiendo quizás almorzando...
La entrada que elegimos era una zona de carga...peligrosa por la cantidad de vehículos que andan dando vueltas. Se trata de una especie coche de choque con u tonel con volante que lea permite girar y acceder a cualquier sitio... Con el peligro asegurado para los pobres guiéis qu pululamos por la callejuelas estrechas a las que hay que añadir carros...
Pescados.. Nos encantan. Podemos ver algunos que conocemos: bonito, besugo, y muchos más así como mariscos y peces que parece que han aumentado curiosamente su tamaño respecto a lo que conocemos.
Volví os ver un templo. Estaban celebrando una ceremonia. No sabíamos bien si era un funeral porque iban de negro. Al entrar tienen una rejilla donde echas dinero das una palmada, luego juntas tus manos y haces una reverencia y otra palmada. Al salir nos dieron amablemente las gracias por visitarles. 
La vida del turistas es cansada. A veces te equívocas, como cuando llegamos a cruzar un puente q no habían terminado. Tuvimos qué dar la vuelta para llegar a Hama-rikju Gardens, cobran la entrada. Pertenecía a la familia Tokugawa. La verdad es que nos es difícil recordar estos nombres y la historia de este pueblo nos es lejana. Nos quedamos con que se trata de uno de los 9 jardines que son herencia cultural del Japón.
En este parque pudimos tomar un té en una casa de descanso Nakajima-no-ochaya. Nos recibieron con toda la ceremonia de tener que quitarnos los zapatos y explicarnos cómo se toma. Un sitio agradable, fresco y situado en el crento de los estanques del patio. 

Akasura: tradición y multitudes
Tomamos un barco que nos llevo por el río Sumida y sus puentes. En el viaje puedes ir reconociendo los rascacielos que se asoman a la orilla. Fotos, muchas fotos porque cada puente es de un color y la luz en un día muy caluroso hace que se reflejen en las aguas. Hay más barcos pululando. La tradición y la modernidad, allego que parece qu es característico de este país también se percibe. Barcos más pequeños con farolillos rojos junto con tipo bateau mouche franceses.

Comer? Bueno al menos intentarlo
Hoy hemos tomado cocina local. Sabores a los que no estamos acostumbrados. La ceremonia vuelve a aparecer con camareras vedtidas con kimonos tradicionales. Se esfuerzan y elegimos un plato con hamburguesa. Viene con sopa, aperitivos variados...y arroz en una caja muy chula. Qué difícil es comer con palillos!. Se cae, lo pinchas,mete los colocas... Y luego leo que es de mal gustos pinchar la carne con los palillos. 

Finalizamos en... El templo Sensoji

Y para muestra una foto

jueves, 12 de junio de 2014

Niko, Kabuki y final de viaje

Este es el día anterior a la vuelta a casa. Lo hemos aprovechado muy bien a pesar de qué ha estado lloviendo, y lloviendo mucho.... Hemos pasado unas cuantas horas en Nikko. Ciudad muy turística célebre por sus santuarios y templos así como por el lugar en el que se encuentran... Un frondoso bosque hoy u poco impracticable, la verdad.


En el primer templo que visitamos entregue mi librito para que me dibujasen y escribiese el monje... Era el último...


Lo que más me ha gustado ha sido la policromia de las imágenes y el último templo, aún no soy capaz de retener ni un nombre por lo que os invito a ver y cuando esté en casa completaré mis post para que sirvan para futuros viajeros...





Kabuki en el Kabukiza
Lo que me ha gustado asistir a una hora, o un acto, de una representación de Kabuki. Este es el teatro tradicional japonés. Cinco personajes... Músicos y los hombres "de negro", que se ocupan de servir a los actores intentando pasar desapercibidos. Un decorado fijo, luz ambienté encendida durante la representación, bellos trajes.. Sonidos guturales, bailes lentos y pausados, abanicos hombres y mujeres que son hombres.... Desde el "gallinero" a unos 9 euros.. Perfecto. Había también jovencitos que se dormían, normal, señores o señoras que iban solos... Y extranjeros. Todos situados arriba y listos para ver este pedacito de arte y cultura...




Diciendo adiós a Japón... Arigato gozaimasu

Y cierro esta serie de post con la mirada atónita por lo que dejo, por lo que se queda y me quedo con las sensaciones... Con lo vivido. Al hilo del libro de García Márquez que estoy leyendo - rindiendo homenaje al autor, al hombre y al periodista que nos dejó- con la suerte de haber podido "vivir para contarla".





Arigato gozaimasu.. Gracias, Japón.

miércoles, 11 de junio de 2014

Últimos días en Japón

Esperando el tren para disfrutar nuestros dos últimos días en Tokio, antes de nuestro regreso. Aún gastamos mucho tiempo en los desplazamientos. Nos situamos en el centro del anden y cientos de personas nos esquivan para ir hacia las escaleras mecánicas y a sus trabajos. Pedimos ayuda  a los que dan la salida a cada tren que amablemente nos indican a dónde tenemos que dirigirnos. El sinkasen o tren bala ya está listo con los trabajadores esperando en formación, sin hablarse, reír o comentar parece más una formación militar...


Para nuestra sorpresa este trabajador no es personal sanitario sino que quita las bolsas de la basura para limpiar concienzudamente su interior....

Osaka, la ciudad del futuro con toques del pasado.

Vayamos hacia atrás. Nuestro paso por Osaka ha sido lo esperado. Una ciudad matrix leíamos... lo que supone un skyline repleto de edificios de distintas alturas a los que no nos subimos ya que las vistas de nuestro hotel como ya comentaba, daban para verlo a cada minuto..

De madrugada

De noche...

Y también se ven vistas de la ciudad en carteles como esté ...

Es una ciudad de paso, que no recomiendan en las guías o blogs de viajeros. Para nosotros es un punto de tránsito que nos permite observar por la noche, sobre todo, el bullicio y la vida que tienen esos edificios que parecen exteriores de una película de ciencia ficción con interiores luminosos escaleras interminables, puentes que cruzan, restaurantes y tiendas...
Cenamos en un restaurante-bistro. Está lleno. Les debe de parecer excéntrico tener una persona sólo para que corte distintos tipos de pan, comer con cubiertos, tomar vino o platos a la europea. Se nota porque ríen al utilizar el cuchillo y el tenedor y porque a veces se les cae la comida - me tenían que ver con el torpe uso de los palillos a los que no me acostumbro... Si fuese mi sobrino, que toca la batería, seguro que se le daba mejor... Jeje. 
No dejan sus buenas costumbres: la amabilidad de los empleados, el agua fresca nada más sentarte o la toallitas caliente para limpiar tus manos antes de empezar. Nos inclinamos por platos que creemos conocer... Vamos. Una hamburguesa. Pero claro está adaptada a sus costumbres. No tiene el filete de carne picada sino una tiras de carne. 
Es Un ambiente relajado, aunque algo ruidoso lo que contradice a los que dicen que son muy silenciosos. Ese complejo que tenemos los españoles por nuestro tono de voz. Pues no. Si hubiese habido algo menos de ruido hubiésemos disfrutado más de la música, adecuada y bien seleccionada para el momento. Las vistas de la ciudad sorprendentes. Edificios iluminados con luces de colores con efecto de caleidoscopio.

Nara, un sitio que no hay que perderse

Dudamos en visitar Nara pero finalmente lo hicimos. Un verdadero acierto. Ciudad silenciosa, está sí, apacible limpia, eso como todas. Nos explican,  en perfecto inglés, una sugerencia de ruta. Nos lleva a varios templos budistas y un paseo con unas 3.000 linternas que son donaciones de los feligreses al igual que el camino de los Torii. Se encuentran todo en un parque amplio que nos llevará unas tres o cuatro horas recorrer. Nos acompañan a lo largo del camino ciervos que pululan con aire cansino por todos los lados pero, especialmente cerca de los puestos y tiendas. También encontramos a otros cientos de escolares o "gorillas" como ya les llamamos. Pasen y vean...




Los escolares nos preguntan en inglés unas preguntas a los extranjeros, pocos ciertamente. Son un grupo sin uniforme. Cúal es tu nombre, qué comida de Japón te ha gustado más, de qué país eres... Y una firma. Bueno algo simpático si es la primera vez porque como ya he dicho hay muchos, muchos más.

El templo Todai-ji es Uno de los más importantes de la religión budista al que podemos acceder para ver imágenes, estatuas diversas y una central de Buda. También pudimos ver una interesante colección en la Sala dorada de Kofukijiy en el Museo en el que no permiten hacer fotos y en el que vemos con otra mirada los "santos" de otra religión. Como es de esperar nos falta formación religiosa de esta cultura por lo que nos acercamos con una mirada limpia, nueva y diferente. Las figuras son bellas tanto las principales como las que acompañan, a modo de apóstoles. La imagen de Buda es grandiosa...  un Dios que con sus manos multiplicadas lo puede todo, está en todo... Hasta de su cabeza surgen figuras pensamientos quizás. Los visitantes caminan silenciosos y rezan en esta imagen central.
Está que aparece a continuación es la del templo citado, Kofukuji


Y hay supersticiones como en todas las religiones.. Pasar por el hueco de una columna... Seguro que da suerte, amor, belleza, salud, dinero o vete a saber... Vamos, como siempre.

A esta la costó un rato salir, se la veía un poco apurada.... 

Y ya de camino disfrutamos de la naturaleza.... Siempre tan delicada y a la que cuidan como si del jardín de tu casa se tratase. Puedes ver, y lo hemos visto, a trabajadores que quitan malas hierbas, recortan y podan continuamente dejando ese aspecto de qué todo esta controlado, anotado... Es así en todos los aspectos de su vida. El bonsai quizá refleje su forma de vida de una manera exacta, quizás..





La puerta se cierra...

Y hoy comemos al estilo tradicional japonés unos ricos boles de noodles con sopa y una gamba enorme en tempura .... Ummmm rico rico...y tengo cuchara!!


De nuevo en la estación... Fotografío para vosotros un vagón exclusivamente para mujeres... Tradición y modernidad. Un español nos comentaba que a él le recordaba los años 70 en  España según las historias que le contaban sus abuelos al menos que algunas cosas y actitudes de las personas... Quizás...

Nos situamos en el andén y volvemos a empezar nuestro particular "lost in translation" (que hace referencia a una película en la que los protagonistas extranjeros pasan unos días en Japón para enseñarnos estas historias parecidas a las nuestras. Nota.- para los pequeñiñes que me leen, ;-))

lunes, 9 de junio de 2014

Miyagima: una maravilla al sur del Japón

Encontramos en nuestro viaje un lugar de descanso del que se dice es una de las maravillas de Japón.


Quizás por que se dan cita la naturaleza y un afán desmesurado para que el turista se sienta bien.
Nuestro Ryokan nos deja un magnífico sabor de boca. La experiencia es sorprendentemente muy agradable. La disposición de todo el equipo del hotel es desmedida. Reverencias, sonrisas "Arigato"... Nos tienen preparado nuestro desayuno con todo lo que suponen que es un desayuno al estilo europeo. No podemos por menos que agradecer su esmerada atención al cliente. 
Nos espera literalmente el autobús... Para qué nos pongamos nuestros zapatos que están colocados en fila y con unas banquetas para que nos calcemos. Ya en el autobús el equipo al completo nos despide con el clásico saludo japones y muchas sonrisas. 

Arriba de la montaña
Paseamos por la zona próxima al ferry para ir a la cima de la montaña.. Por las calles que empiezan a abrir sius negocios...



Son típicas las ostras, el pescado... La artesanía de madera, expone la cuchara de madera más grande del mundo, y unos bolillos de masa parecida a los gofres belgas y rellenas de crema de colores con forma de hoja...

Y de nuevo el Gran Torii o Gran puerta  al que no puedes por menos que volver a fotografiar...



Subida al Monte Misen


Aprovechamos el inicio de la ruta para hacernos una divertida foto... Como ya comento el humor infantil de los japoneses es muy exagerado pero posar de este modo es posible en muchos de los monumentos de todo el mundo... 



La subida se hace en dos teleféricos esclando la montaña y viendo ya el paisaje que nos espera...


Las vistas son dignas de la escalada aunque la bruma no nos deja ver con claridad todas las islitas que sólo se adivinan tras ellas. Hay ir os tubos de hierro que te enmarcan exactamente el lugar que te describe la leyenda que esta abajo de cada uno

Y de vuelta bajamos al punto de partida... la Gran Puerta que vuelves sorprendernos... Ahora ha bajado la marea y cientos de turistas recorren esta impresionante puerta naranja...





Decimos adiós a Miyagima y hola Osaka. Hotel Bay Tower planta 48.. ¿ queréis echar un vistazo?



domingo, 8 de junio de 2014

Cosas que nos resultan curiosas o inexplicables: viaje a Japón-Hiroshima y Miyagima

Con el paso de los días nos vamos preguntando cosas a las que no encontramos respuesta, y no... No queremos mirar en Google?..

Por qué los japoneses ponen anuncios infantiles para dar mensajes serios... 




Por qué llevan la mascarilla. No sabemos bien.. Niños, adultos. ¿Están enfermos? O es que tienen pavor a contagiarse de qué, exactamente. Son un poco escrupulosos no parecen soportorar el contactao con humanos no visual ni que les toquen. La toalla la usan para el calor, para taparse sí huele mal algo, para llevarla sobre los hombros... Es parte del set de los escolares y de adolescentes y las venden como rosquillas.. Por qué....

Por qué siguen comiendo con palillos. No sé no es por qué sea mi cultura pero no es algo que supone un avance... A mi se me cae todo...

Por qué son tan aficionados a dormir en los trenes, transportes, en las cafeterías. Trabajan tanto? Lo hacen para no tener que. Mirar a nadie..

Por qué  hay tan pocos extranjeros trabajando...

Por qué los niños están todos los días de la semana dando vueltas por los monumentos. Qué trabajo hacen qué horario tienen...

Por qué llevan kimonos tradicionales para ir de domingo... Son novios?.. Parece que lo llevan jóvenes, mayores, jovencitas y jovencitos...

En fin... Muchas preguntas por resolver para esta cultura tan distinta... Tan igual...

Llegamos a uno de los paisajes más bellos de Japón y recordamos el horror de Hiroshima 
Viajamos hasta Hiroshima lugar de recuerdo de las atrocidades que el ser humano comete sí piedad sobre sus semejantes. Merece la pena?... Si es interesante tener el punto de vista japones del horror 
No fotos, todo silencio y respeto...

Y de aki a Migayima...



Volvemos a ser invitados a un espectáculo... De historia, de naturaleza, de color y de sabor...

La gran puerta roja O Torii...  Ahí está la entrada a est e pequeño paraíso de Migayima...





Y para terminar estancia en el Ryokan Miyagima Seaside... Comida servicio... Dejar los zapatos al entrar.. Genial... A descansar por hoy..


Cena en la habitación y servicio atento que chioca de plano con la mentalidad europea.


Gracias... Arigato! Por abrirnos la mente y el espíritu