sábado, 7 de junio de 2014

Saboreando y disfrutando Kioto

El dolor de pies y el cansancio del viajero se acentúa con el paso de los días. Kioto merece largos recorridos pues la mayor parte de lo que es más interesante está lejos del centro.
Ayer fue un día en el que gastamos mucho tiempo en ver el Palacio Imperial. Sí es tan imponente como su nombre indica... Metros de parquE o zonas verdes así con como una valla y unas distancias considerables. Camino de grava que te mina los pies.... 
Tuvimos que ir a pedir permiso con nuestros pasaportes y entramos en el turno de "guiris" con una guía que nos hablaba en inglés. Nos vamos acostumbrando a ir por la ruta sin salirnos nada de nada... Te lo recuerda la guía, los funcionarios uniformados de cada esquina y un poli que llevábamos detrás... Palacio Imperial recordad...




Es imposible hacerse una foto sin un japones o cientos a tu alrededor... De dónde salen tantos...

Y eso que era el turno de los extranjeros...

Y los jardines que cuidan con tanto esmero.. Cada árbol con la poda tipo bonsai gigante... Cada planta recortada con mimo, quitando las malas hierbas ... Perfectamente uniformados... El resultado.. Un espectáculo:


Nos quedo tomar una comida traducían en una caja con sabores tan dispares y a los que nos cuesta acostumbrar nuestro paladar, pero lo intentamos. Acaba un día cansado muy cansado. 

1 comentario: