martes, 3 de junio de 2014

Tokio-día quinto: somos iguales, somos diferentes

H
Personas, todos iguales. 
Cientos de japoneses se distribuyen entre las 6 y las 10 en las calles de Tokio. Algo habitual en la sociedad global. Cruces de calles repletas con hombres y mujeres dispuestos a iniciar su jornada. Iguales pero son tantos...


Madrugan pero como nosotros. Nos comentaba una chica con la que hablamos un rato que empiezan  a las 8 y terminan a las 17:00 aprox. Unas 8 horas, sin parada intermedia. Bueno pero parecen cansados...
Les vemos desayunando a cada uno en su mesa y ya parecen agotados.

cuando cojes el tren están muchos durmiendo hasta de pie

Su cansancio no deja de asombrarnos...

Uniformadoooos!

Los trabajadores llevan casi todos uniformes. Aquellos de oficios como barrenderos, camareros, revisores, obreros.. Van perfectamente uniformados. Noel les falta un detalle. Distintos colores, gorros, utensilios. Los demás también. Vemos qu los hombres que parece que trabajen en oficinas, comerciales... Van con su camisa blanca, su corbata y una cartera. Todos llevan cartera. ¿Qué llevarán en esa cartera?.
Las mujeres se arreglan, que dirían las abuelas. Van muy arregladas. También algunas van uniformadas como azafatas. Los zapatos les son incómodos. Muchas horas, quizás. Nos hemos fijado que algunas tienen unos andares patizambos, con sus rodillas metidas para adentro o se han comprado varias tAllas demás y van haciendo equilibrios.
El transporte público está abarrotado. A esa hora en que lo cogemos, 9 de la mañana, es imposible pararse o cruzar. 
Debes de caminar o subir/bajar por la izquierda. Así te lo indican, pero al haber esas mareas de gente es imposible respetar la norma.
En el vagón la gente está mayoritariamente entretenida con sus iphones. Está es la marca de móvil que más llevan. Así unos duermen, otros usan el teléfono y otros, menos leen pequeños libritos. 

Viajamos hasta el parque Yoyoggi. Los domingos acoge a cientos de frikis que vienen a que les vean. Pero llegamos tarde ese día así que vamos hoy.
Vemos a niños pequeños y a colegiales. No sabemos su horario de colegios, creo que ya lo he comentado. Nos despista verles a horas que es nuestro país son escolares. Unos va. Uniformados, los peques no pero siempre llevan algo que hace qu vuelven a parecernos iguales, o no?

Este parque está muy cuidado y hay muchos ancianos. Los encontramos en esta zona de lirios que aún no habían crecido... Son silenciosos, sonrientes y nos saludan con su gesto favorito.


También hay un templo. Al principio te sorprenden pero poco a poco vas acostumbrándote. Primero el Torii o puerta principal. Luego la zona en la que se purifican lavándose las manos


Y luego una serie de edificios y el templo principal. Este es importante es el Meiji o Imperial. Se nota. Vemos personajes vestidos a la manera tradicional. 


Ellas también lucen hermosos trajes tan distintos a lo que nosotros conocemos

Y se celebran ritos extraños para nosotros.... Acompañados de sonido del Goooong


De aquí nos desplazamos a la moderna ciudad otra vez. El Foro Internacional de Tokio impresiona porque su apariencia es similar a la de un enorme barco de cristal que navega en este océano de edificios.  Es este...



Terminamos en Akibara en La calle eléctrica... Puf qué derroché de color, locura de tráfico, edificios y gente. Sorprendete...



Como ves todo tan igual a nosotros pero tan tan diferente...

1 comentario:

  1. Al final cuando ellos vienen a Europa nos hacen miles de fotos porque todo les sorprende,
    pero nosotros cuando viajamos a Asia hacemos lo mismo!
    Como mola la diversidad cultural!

    ResponderEliminar